martes, 2 de octubre de 2012

DUELO DE AMOR. TERCER ASALTO: ISABEL MONTES VS ESTHER PEÑAS

Nuestro duelo de amor llega a su tercer asalto con una lucha de escritoras. Isabel Montes y Esther Peñas se enfrentan cara a cara en un duelo por 'Mi amor de verano' el libro de relatos solitarios en los que ambas han participado para colaborar con la asociación ADISLI.



ISABEL MONTES ENTREVISTA A ESTHER PEÑAS

La autora de Enredadas entrevista a Esther Peñas con motivo de su relato 'Una visita inesperada' incluido en el recopilatorio Mi amor de verano. Sumérgete con ellas en esta entrevista a la mítica isla de Lesbos

ISABEL MONTES: ¿Qué te decidió a escribir una historia en Lesbos?
ESTHER PEÑAS: Safo es un personaje tan citado y mentado como desconocido. Me pareció interesante situarla en su propio contexto para hacerla más cercana (todos los datos que se narran –biográficos, geográficos, culturales- son reales).

I. M.: ¿Cómo imaginas vivir en una isla solo con mujeres?
E. P.: A priori, la idea es deliciosa. Pero prefiero un contexto híbrido: convivir con hombres, mujeres e incluso -no queda otra- con políticos. 

I. M.: ¿Crees que llegaron a existir las Amazonas?
E. P.: Tienen una base histórica bastante solvente. Heródoto y algún otro historiador habla de ellas, y aparecen –con distintas denominaciones- en obras clásicas como la Odisea. Existiesen o no, resultan una estirpe fascinante.

"Históricamente, casi todo lo que concernía a la mujer quedaba anegado de silencio" 

I. M.: ¿Es cierto, como dicen algunos historiadores, que se ha tratado de relegarlas a un rincón de la historia?
E. P.: Históricamente, casi todo lo que concernía a la mujer quedaba anegado -total o parcialmente- de silencio. En el caso de las amazonas, se da el prurito de que era un pueblo del que se sabía poco. Por fortuna, han sorteado todas las vicisitudes para llegar hasta nuestros días sin perder un ápice de magnetismo.

I. M.: ¿La protagonista de tu relato consigue llegar a buen puerto?
E. P.: Depende de qué personaje te responda. Los protagonistas, como las personas, toman decisiones que decepcionan a algunos y contentan a otros. En cualquier caso, creo que el puerto al que llega Tonina sorprenderá al lector.

I. M.: Sería fascinante poder viajar en el tiempo. ¿Te quedarías con el de tu relato o escogerías algún otro?
E. P.: ¡Ya lo creo! Y de concedérseme la oportunidad, viajaría a Lesbos, pero también a la Galilea crucial y a principios de los años treinta del siglo XX, para haber conocido a Jardiel Poncela y a Greta Garbo...

¿Algún futuro proyecto en mente?
Ufff... aparte de ‘Mi amor de verano’, acabo de presentar un poemario y un ensayo así que ¡necesito que mi mente se quede en barbecho una larga temporada!

ESTHER PEÑAS ENTREVISTA A ISABEL MONTES

La finalista del XIII Premio Odisea de Literatura entrevista a Isabel Montes. Cruz latina, el relato de Montes para Mi amor de verano, es la excusa perfecta para que estas dos geniales autoras se pongan a hablar sobre arte y mujeres.

E. P.: El arte se despliega como contexto de tu historia. ¿Qué elementos, a tu juicio, convierten a una creación (sea iglesia, relato, escultura, película) en una obra de arte?
I. M.: Creo que todo lo que uno pueda crear, lo convierte en “especial”. Lo que ésa pieza, película, etc., haga llegar a la gente, ya le da un valor, en cierta manera. Habrá a quién le guste o no, pero ahí está.
El esfuerzo del artista queda recompensado, de alguna manera, con la satisfacción de  llegar a provocar distintas opiniones y reacciones, sobre tu obra.

"Los parajes castellanos siempre han estimulado mi imaginación."

E. P.: ¿Crees que el arte, en general, que por definición es una disciplina que no procura un rédito inmediato, sigue despertando interés en una sociedad dominada por el consumo rápido y superfluo?
I. M.: Desde luego. Es muy difícil vivir de ello. Un ejemplo muy cercano, es mi mujer. Años con una taller de artesanía (figuras religiosas) y en cualquier chino, tienes las figuras que quieras. Nada que ver, claro está. Su maestro fue un seminarista del Vaticano. La gente aprecia el valor de la pieza, pero las “circunstancias” mandan, y mucho más, ahora.

E. P.: ¿Por qué tratamos de evitar a toda costa que nuestros sentimientos acampen en el territorio laboral? ¿Por qué somos tan reacios a enamorarnos en el trabajo?
I. M.: Yo creo que es muy difícil separar lo sentimental de lo laboral. Si tienes un problema en casa, eso se lleva al trabajo y viceversa. Es casi imposible separar las cosas. No se deja de estar incómodo en cualquier caso, y eso afecta a la pareja y a la relación por partida doble.

E. P.: Una de las protagonistas duda de la sinceridad de las intenciones de  la de otra. En eso casos, ¿hay que escuchar a la razón o al corazón?
I. M.: En una situación así, es muy difícil no sopesarlo todo. Pero también imponiendo la razón, se demuestra, por ejemplo en mi historia, lo que la otra persona, realmente, te importa. Aunque se decida lo que se decida, siempre pierdes de alguna manera, todo depende de lo que se valore más.

E. P.: ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de convivir con una desconocida, aisladas, durante un cierto periodo de tiempo?
I. M.: Si las personalidades opuestas, los inconvenientes, pueden ser muchos, aunque si se comparte profesión, las diferencias pueden atenuarse, compartir ese algo en común, puede hacerlo más llevadero. Y eso poco a poco, pude ser una gran ventaja.

E. P.: ¿Tenías en mente alguna ermita o iglesia en concreto en la que te inspiraste para recrear la que aparece en tu historia?
I. M.: Una preciosa ermita del siglo XVIII, a unos tres kilómetros a las afueras de Villalón de Campos en Valladolid, el pueblo de mi padre, dónde solemos pasar unas semanas en verano. De ahí surgió la historia de Cruz Latina, ésos parajes castellanos, siempre han estimulado mi imaginación.

E. P.: ¿Con qué nuevas entregas literarias nos sorprenderás próximamente?
I. M.: Espero que con una novela, ambientada en la segunda guerra mundial. Las dos protagonistas (una oficial alemana y una chica francesa perteneciente a la resistencia) se quedan las dos solas aisladas en un castillo en territorio alemán en pleno invierno.
Estoy a la espera de noticias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada