miércoles, 25 de agosto de 2010

"El Evangelio según la Maluna no es un libro para enterados, sino para enterarse" José A. Rodríguez Torres

I PARTE ENTREVISTA JOSÉ A. RODRÍGUEZ TORRES Y LA MALUNA.
Relegada a un rincón de la historia mundial al ser completamente ignorada por el resto de evangelistas, la Maluna reclama desde el Cielo su papel en la historia más grande jamás contada.


¿Qué te animó a escribir tu propio Evangelio?
MALUNA: Pues te lo voy a decir, muchacho. Por cierto, tienes un pelusilla en las pestañas, espera te la quito. Pues porque creo que, viendo el transcurrir de los siglos, y las tontunas que han llegado a decir de aquellos años y Aquel acontecimiento, no me he podido callar más y me puse manos a la obra (literaria, que no soy yo mucho de apechugar en la construcción, máxime con la burbuja inmobiliaria echaíta a perder). Quería que el vulgo, el pueblo y la gente de andar por casa (y por las cunetas) leyesen una versión que, no por desconocida, menos interesante. Al revés, esto sí que es un Evangelio como está mandado a hacer, donde van a poder entender hasta como respiraba el Rey de Reyes. Tal como lo oyen; es que, como tengo un espíritu muy Ana Rosa Quintana, he copiado el estilo de Patrick Süskin y quise plasmar hasta esos detallitos. Una que es así. Además, ¿Cómo podía una, lista como el hambre y espabilá como una rata, recomponer quedarse impasible ante las chuminás que se han llegado a decir. ¡Oye! Si Lidia Lozano contó lo que le dio la gana de casi resucitar a Ylenia y no la conocía ¿Por qué no iba yo a narrar los hechos que dieron comienzo al Cristianismo, si los viví en carne propia? No olvides que fue la única apóstol en femenino, ¡y no vayan a creer las chorradas del Dan Brown ese! No puedo con ese hombre.

¿Qué aporta este Evangelio que no tienen el de El Lucas, El Marcos, El Juan y El Mateo?
MALUNA: Pues que lo vas a leer del tirón porque, niña, la verdad sea dicha; a todos nos gusta mucho un morbo y en este Evangelio hay para dar y regalar. Por ejemplo, ¿qué hizo Cristo desde que se perdió y fue hallado en el Templo hasta que comenzó a pregonar las Bienaventuranzas? Pues yo os lo cuento con pelos y señales. Además, yo cuento la historia del principio al fin, de cabo a rabo, sin variar datos ni nada por el estilo. ¡No como los cuatro esos, que no hicieron más que reliar la cuestión! Y os digo una cosa, desde las Memorias de Sara Montiel no ha habido un lanzamiento editorial más estiloso... Bueno, y encima éste dice verdades como puños.

Retratas en tu Evangelio una Galilea de lo 'más gay' en los tiempos de Cristo, ¿cómo ves, desde el Cielo, la situación actual del colectivo LGTBQ?
MALUNA: A ver, empezando que ya la palabra colectivo me da como de fatiguita porque quiere decir que hace falta asociaciones para normalizar las cosas. Mira como no hay día del Orgullo Narigón, ni el Día del Orgullo de fans de Gary Low. De todas formas, amiga, si te digo una cosa; los LGTB deberían unir criterios, y no que pegas una patá y salen ramas hasta debajo las piedras y cá uno pidiendo algo. Por ejemplo, no entiendo a los de COLEGA y su arrechucho con los postulados de la derecha ¿pero no está el partido de la gaviota repletito de homófobos? Con comparaciones entre peras y manzanas, contrarios al matrimonio gay y de uñas por lo de pedir adopciones. O ese debate sobre lo de "curar" al homosexual, por cierto, uno de los preferidos de La Noria, que no sé cuántos programas le ha dedicado el Jordi al mismo tema; supongo que algo tendrá ese muchacho con el tema. Yo desde el cielo lo grito y pataleo; Chicas, unidas todas, que al andar se hace camino y me importa un comino el andar.

"La palabra colectivo me da como de fatiguita".


Maluna, ¿y cómo ves el lío que tiene montado los obispos aquí abajo?
MALUNA: Mira, guapísimo -por cierto, te queda genial esa chaqueta ¿de donde es? ¿del Zara Tara?-; ¿os va a extrañar que tengo tanto follón y hagan todo mutis por el foro? Empezando porque aun no ha pedido disculpas por ir de la manita en las diferentes dictaduras del siglo pasado, incluyendo la nuestra. ¿Cómo crees que lo vaya a hacer por un quítame allá esta paja con cuatro churrinás? Claro que una sotana debe cansar y alborotar mucho. Pero yo, La Maluna, lo digo bien claro; necesitan una reforma, un ponerse al día, un lavaíllo de cara. Aunque claro, andan más liados en comparar niño con linces -por cierto ¿no pudieron encontrar un bebé más feo y menos espelucao para el anuncio?–, y en defender la familia tradicional, y por ello han olvidado el verdadero mensaje de Cristo; quereros unos a los otros y poner la otra mejilla. Por cierto, me pregunto yo ¿porqué no se manifestó el Foro de la Familia y la Confe Epis cuando la Guerra de Irak? Ahí morían más niños que en el aborto y destrozaron más familias que los gayers casamenteros. Es una duda que me atosiga.

Eres una maricona petarda y divertidísima, tú misma te defines así, que le confeccionabas las túnicas a Cristo. ¿No eres muy estereotipada, cariño?
MALUNA: Perdona, soy un tipo estereo, que es otra cosa. Porque soy de ir a dos bandas y lo mismo digo una cosa que al segundo cambio de opinión. Como decía Groucho; estos son mis principios si no te gustan... tengo otros. A ver, amigo, yo confeccioné los trajes a Cristo, pero también era madrera, criticona y peleona... Uy, por cierto, es verdad, esto también es muy de chiste de Fernando Esteso en sus películas.
AUTOR: En realidad –y déjame que hable yo un rato, que quiero parte de mi pastel egocéntrico- sí es un personaje esteriotipo, pero tiene una justificación. De haber creado a un gay integrado, con una vida normalizada y sin entrar en el tópico del marica de película setentera, no creo que hubiera aguantado muy bien el plantel ante unas experiencias tan convulsas como fue el comienzo del Cristianismo. La historia lo dice bien claro; el homosexual descarado, o lo que hoy llamamos plumas, era más respetados (hasta cierto punto, claro) que el oculto, al que lo quemaban vivo o descuartizaban si lo pillaban en la refriega. Y como el primer postulado de esta obra era hacer reír, reflexionar y conocer la época a la par, el marica de toda la vida tenía todos los alicientes personificados para ello. Bastante drama hay ahora en la calle como para escribir un tocho seudofilosófico. No quería un libro para enterados, sino para enterarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada