miércoles, 16 de enero de 2013

"DE NO HABER SIDO POR SÍGUEME, DUDO QUE HUBIERA ESCRITO MÁS NOVELAS". ENTREVISTAMOS A OLGA MARTÍ, AUTORA DE POST


“Espontánea y sincera, Olga Martí vuelve a dar en el clavo con una novela de historias cruzadas en la que todo encaja a la perfección gracias a su genuina habilidad para narrar historias de mujeres”. Así es POST, hablamos con Olga Martí para profundizar aún más en este universo de mujeres que ha creado para ti la escritora valenciana.


Han pasado más de cinco años desde la publicación de Sígueme, ¿por qué Post se ha hecho tanto de esperar?
Soy muy lenta escribiendo,¿qué puedo decir? Pero para intentar excusarme alegaré el extraño proceso de gestación de la novela, lleno de interrupciones, saltos y cambios de dirección. De la idea original al resultado final hay un buen puñado de felices desvíos. Por suerte, en uno de ellos hallé la clave para estructurar las diferentes historias y unificar el tono, y la redacción de la parte final resultó algo más fluida.

Sígueme fue la novela finalista del VII Premio Odisea, ¿qué ha supuesto este Premio a nivel personal y profesional?
A nivel personal fue una gran sorpresa. Era la primera novela que escribía y la primera vez que me presentaba a un concurso. De no haber sido por aquel primer golpe de suerte, dudo que hubiera escrito más novelas. Nunca me lo había planteado. Aunque, para ser sincera, sigo sin planteármelo. Es fascinante leer las diferentes explicaciones que dan algunos autores para explicar por qué escriben. Yo aún no he encontrado la mía.

En Post retomas el universo femenino que desarrollaste en tu anterior novela, ¿qué diferencias hay entre ambas novelas?
La diferencia fundamental es el número de personajes, que se han multiplicado peligrosamente. Siempre he sentido una afinidad especial por los personajes secundarios y desde hacía tiempo me rondaba la idea loca de escribir algo donde no hubiera ningún secundario, solo protagonistas. Era como un plan  quijotesco de dar voz a los que normalmente no la tienen. Así que cogí a los personajes secundarios de mi primera novela y los convertí en protagonistas de sus propias historias. El problema fue que, al hacerlo, surgieron nuevos secundarios y me empeñé en darles también a ellos su historia. Pero hubo un momento en que tuve que parar y resignarme a su presencia. Tal vez sea una buena excusa para una tercera novela, retomar los secundarios de esta segunda y seguir entrecruzando sus vidas.   

Blogs, mails, posts, comentarios, ¿es la bollosfera tan activa y adictiva como la retratas?
Activa desde luego, y adictiva según sean las dosis a las que te expongas. Internet se ha convertido en el medio de comunicación por excelencia de este nuevo siglo, pero desde su creación ha sido una herramienta fundamental para cohesionar el colectivo homosexual. Creo que esa es su mayor virtud, hacer casi imposible que alguien se sienta aislado.

¿Escribes algún blog o alguna bitácora en Internet? ¿Y qué blogs sueles seguir o comentar?
No, no tengo la disciplina suficiente para escribir un blog, pero soy fiel seguidora de algunos, sobre todo tecnológicos y de series de televisión, con las que estoy seriamente obsesionada estos últimos años. La sección de comentarios es un campo de batalla en el que nunca me he embarrado, aunque debo de reconocer que leerlos de vez en cuando proporciona elevadas dosis de placer culpable. A partir del cuarto o quinto comentario, siempre empieza la fiesta. 

La estructura narrativa de POST es un poco arriesgada al igual que la de Sígueme, ¿es algo innato o lleva mucho trabajo?
Supongo que es innato. He escrito dos novelas y las dos han salido bastante retorcidas estructuralmente. Además, en mi faceta como guionista estoy acostumbrada a estructurar, las tramas se cruzan constantemente, empujan la acción y al final forman una unidad de sentido propia. No sé si me costaría menos trabajo escribir algo más lineal, pero sería menos divertido.

"Gracias a la labor de editoriales especializadas como Odisea, la visibilidad lésbica en la literatura ha sido constante durante estos últimos años."

¿Después de siete años de Sígueme, crees que ahora hay mayor visibilidad lésbica en la literatura, cine, series de televisión…?
Gracias a la labor de editoriales especializadas como Odisea, la visibilidad lésbica en la literatura ha sido constante durante estos últimos años. Donde sí se ha producido un aumento significativo de la visibilidad lésbica, y del colectivo homosexual en general, es en los medios de comunicación. Internet, otra vez, es la punta de lanza de una gran variedad de productos de entretenimiento dirigido al público homosexual. El ejemplo de las webseries, que no paran de surgir a nivel nacional e internacional, es paradigmático. Para mí, sin embargo, el mayor logro de la visibilidad homosexual se está dando en las televisiones generalistas, que cada vez ofrecen más contenidos que nos tienen en cuenta como audiencia. Y, si tenemos en cuenta la integración irremediable entre televisión e internet, dicho aumento crece exponencialmente. Buenas noticias.

Has estado apartada de la narrativa, pero sabemos que has seguido escribiendo guiones durante estos años, ¿dónde podemos disfrutar del trabajo de Olga Martí de los últimos años?
He desarrollado mi labor de guionista sobre todo en el ámbito de las televisiones autonómicas. Participé también como co-creadora de la webserie Apples (www.appleslaserie.com, www.youtube.com/user/ApplesLaSerie), que a pesar de ser ya toda una veterana, sigue gozando de muy buena salud.



¿Dónde te sientes más cómoda, en el guión o en la narrativa, o no tienen nada que ver?
La esencia es la misma, imaginar historias. La diferencia más importante radica en la técnica. No se puede escribir un guión sin conocer su técnica, que tiene mecanismos muy precisos y pautados. Además, la narrativa te da mucha más libertad. No existen las cortapisas de los parámetros de producción. En una novela, el escritor es el guionista, el director, los actores, el jefe de producción, el responsable de vestuario y hasta los mismos eléctricos. No recuerdo qué guionista dijo aquello de “cuando quiero dirigir, escribo una novela”, pero dio en el clavo.

¿Podemos saber qué planes de futuro tiene Olga Martí?
Mis planes de futuro coinciden con los de la mayoría, sobrevivir a esta crisis. Y, mientras, seguir luchando para que un par de proyectos en los que estoy involucrada encuentren financiación.


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada