martes, 1 de marzo de 2011

Porque Chueca siempre será Chuecatown

La Chueca que hace diez años retrató Rafa, creador de la trilogía CHUECATOWN, sigue tan rosa como entonces. Chuecatown, la versión petarda, desenfadada y a la vez reivindicativa de éste, nuestro popular barrio; fue uno de los primeros cómics que trataron con ironía, sencillez y mucho humor los problemas que preocupaban (y aún preocupan) a la comunidad homosexual española. El reconocible y peculiar estilo de Rafa, además de la originalidad de los guiones, han convertido Chuecatown en todo un clásico y referente de los cómics gays editados en español.

“Si no lo has hecho ya, ha llegado el momento de que conozcas a Leo y a Rey para que descubras la Chueca más divertida, petarda y reivindicativa.”

Chuecatown, el inicio
Chuecatown nació de la mano de Rafa, ilustrador y guionista, para reflejar de una manera jocosa y divertida una realidad cada vez más común: la conquista de Chueca por parte del colectivo homosexual. En el primero de los tres cómics, la pareja formada por Leo y Rey se mudan a Chueca. Allí conocerán a los particulares vecinos de este divertido barrio, en un fiel reflejo de la comunidad homosexual y heterosexual que vive en Chueca.

Chuecatown 2, la boda
En la segunda parte de Chuecatown, la feliz pareja dará el paso definitivo en su relación. Leo le pide matrimonio a Rey. Juntos tendrán que organizar todos los preparativos para su enlace y enfrentarse a todos aquellos que luchan por impedir el matrimonio.

Chuecatown 3, no hay dos sin tres
La última aventura de Leo y Rey, felizmente casados, será defender Chuecatown de una intolerante e indeseable visita. Ana Frasca, homófoba concejala y escritora, visitará el barrio para defender la ‘sagrada institución de la familia’. Si esto fuera poco, aparece Sandro Lacome, un antiguo compañero de Leo que pondrá loca de celos a Rey.

“Yo considero mi trabajo un arma, y con humor se lucha mejor”
Rafa es el autor de esta genial y divertida saga que se enfrenta a la realidad gay y lésbica con ironía y desde un punto de vista revindicativo. Políticamente incorrecto, este madrileño dio con Chuecatown una vuelta de tuerca al cómic gay español. Las desternillantes aventuras de Leo y Rey conquistaron inmediatamente a los lectores que lo proclamaron el Ralf König español.

Con Chuecatown, el cómic gay español dio un paso más allá y se convirtió en reivindicativo siendo su principal arma el humor. “Yo considero mi trabajo un arma, y con humor se lucha mejor” afirma Rafa que quiso con Chuecatown  “hacer reír pero a la vez hacer pensar. Mi intención era aportar un granito de arena que sirviese para sacudir conciencias y contribuyese a acabar con la discriminación. Es irónico, a la vez que curioso, que un heterosexual sepa reflejar con tanto acierto el colectivo homosexual, pero Rafa tiene una capacidad enorme para entender los sentimientos de los demás como queda patente en Chuecatown. Pintor, diseñador y humorista gráfico a Rafa nada se le resiste siempre que le pillemos con un lápiz en la mano y haya algo que decir.


 

1 comentario:

  1. Os invito a visitar mi blog: http://rafachevira.blogspot.com/

    ResponderEliminar